Caca negra en niños

03 ene Caca negra en niños

Caca negra en niños

Qué importancia puede tener que la caca sea negra en niños. Explicado a los padres con lenguaje comprensible por un Pediatra.

 

No me refiero aquí a la caca negra del recién nacido, que desaparece a los pocos días del nacimiento.

 

Nos centramos ya en la caca negra que puede tener tanto un niño como un adulto.

 

Por lo que mucha gente se alarma al ver la caca negra, es porque suele relacionarse con problemas. Pero eso es menos frecuente en niños que en adultos.

 

¿Porqué la caca es negra?

 

Cuando alguien sangra en el intestino, la caca puede oscurecerse. Especialmente si da tiempo a que la sangre se digiera antes de salir.

Es decir, que si alguien sangra en el principio del intestino, el estómago, el esógago, la garganta o la boca, puede dar un color negro a la caca.

Cuando el sangrado viene del final del intestino y no da tiempo a digerirla, sale con más frecuencia como sangre roja que reconocemos con más facilidad.

 

Pero no os asustéis antes de tiempo. Hay otras muchas causas, especialemente en niños, para que la caca sea negra. Y todas ellas son banales.

 

Lo más frecuente en niños es que la caca sea negra porque han tomado algo que le da ese color.

La lista más frecuente:

  1. Chocolate.
  2. Tierra oscura.
  3. Galletas Oreo.
  4. Suplementos de hierro.
  5. Hígado o carnes rojas.
  6. Tinta.
  7. Carbón.
  8. Plastilina negra.
  9. …… Cualquier cosa negra que a la criaturita se le ocurra llevarse a la boca.

Así que antes de echar las campanas al vuelo, si la caca de tu hijo es negra, intenta recordar si ha tomado algo de la lista o tiene fácil acceso a algo de color negro que pueda echarse a la boca.

 

Cómo saber si la caca es negra porque hay sangre.

 

Para salir de dudas, está la prueba del agua oxigenada.

 

Si sospechas que el color negro de su caca puede ser debido a sangre, échale agua oxigenada. Cuando es sangre forma espuma abundante.

 

Pero recuerda siempre que si ha tomado carnes rojas o hígado, puede ser sangre, pero no es la de tu hijo.

 

Si te quedan dudas, evidentemente acude al pediatra, que estamos para resolverlas.